Salmorejo

Este es un plato típico cordobés, con muy pocos ingredientes por lo que es importante que estos tengan buena calidad. Su ingrediente principal es el tomate.
Si no lo habéis hecho antes, os diré que es súper fácil de hacer.
Es un primer plato fresquito e ideal para el verano, ya que es la temporada del año en la que los tomates están estupendos.
Puedes tomarlo como una crema o también lo puedes untar en una rebanada de pan tostado y ponerle encima una loncha de jamón o una loncha de buen queso añejo. De esta forma es un aperitivo genial durante todo el año.
Esta receta es la tradicional, compuesta solamente de cinco ingredientes, pero luego hay muchas variaciones, como en todos los platos populares.
Os la recomiendo. Bueno, manos a la obra.

S12

Ingredientes: 4 personas

500 gramos de tomates rojos bien maduros
100 gramos de pan duro
100 ml o 4 cucharas de aceite de oliva virgen extra
1 diente de ajo (yo solo pongo medio pero tú a tu gusto)
sal
Agua y Hielo (solo para pelar los tomates)

Preparación:

Lo primero que tenemos que hacer es escaldar los tomates, para pelarlos con facilidad.
¿Como lo hacemos? Fácil: Ponemos una olla al fuego en la que los tomates quepan holgados, la llenamos con abundante agua y la ponemos al fuego. Lavamos los tomates, le hacemos un corte en forma de cruz que no sea profundo, cortando solamente la piel. Cuando el agua comience a hervir con fuerza, añadimos los tomates y cuando rompa a hervir de nuevo los dejamos 1 o 2 minutos. Con anterioridad tenemos preparado un bol con unos cubitos. En el momento que estén los tomates los sacamos de la olla con la espumadera y los introducimos en el bol que tiene los cubitos, dejamos unos minutos y ya podemos pelarlos.
Ya tenemos lo más difícil de toda la receta.
En un bol ponemos el pan en rebanadas, sobre él colocamos los tomates partidos y añadimos un poco de sal.
Dejamos reposar una o dos horas en el frigorífico, para que el pan se empape bien con los jugos del tomate.
Cuando haya transcurrido ese tiempo pasamos por la batidora los tomates y el pan, añadimos el aceite, la sal y el medio diente de ajo sin la semilla, para que no repita.
La textura tiene que ser densa como la de una crema, recuerda que no es un gazpacho ni tan siquiera una sopa. Si queda muy espesa añadiremos un poco más de tomate. Eso lo dejo a vuestro gusto.
Volvemos a reservar en el frigorífico.
Lo acompañamos con un huevo duro picado, un poco de jamón y listo para comer.

Servir y disfrutar.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Entrantes, Sopas Caldos y Cremas y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s